GAME OVER, CRONICA MARATON DE TENERIFE


"Una imagen vale mas que mil palabras", "La Cara es el reflejo del alma", y asi un par de ellos mas.

Calor extremo. Dolor continúo. Ampollas. Pezones sangrantes. Sufrimiento. Y tras 2 horas ni sonrisa, ni épica, ni historieta que contar a los nietos. Solo un dorsal arrugado. Se impuso un instinto primario del ser humano, el instinto de supervivencia, aquel que caracteriza a todos los seres vivos, y entonces, me paré. Sencillo y simple. Km 22. En seco. El pensar en dar otra vuelta al mismo circuito, el aumento de la temperatura ambiental, la disminución progresiva de mi ritmo de carrera y la Tenerife Bluetrail y la Maraton del Meridiano en el horizonte hicieron el resto.

Un plan de 16 semanas en el que solo cumplí a rajatabla las primeras 5 o 6, sin trabajo de fuerza, sin control dietético, sin grandes tiradas en asfalto y con salidas al monte de dos-tres horas haciendo CaCo que yo convalidaba por las que no cumplía en el plan. Insuficiente para una maratón de asfalto dura como esta. Justito para ser finisher en una maratón de montaña amable en desnivel y tiempos de corte amplios.
El asfalto me pegó con toda su fuerza. Miles de pasos e impactos casi idénticos, en el mismo sitio, con más o menos tiempo de contacto en el suelo pero similares en peso y zona de apoyo. Mismo ritmo, mismos movimientos, misma posición. No me consiento caminar. No se me pasa por la cabeza. Y no estoy preparado para esto. Ni física, ni mentalmente. Y abandoné. Fui osado al plantearme dicho objetivo y dejé mucho a la suerte y poco al trabajo. Y no la tuve. Tal vez porque últimamente no creo mucho en ella. Y yo lo sabía pero no hice nada por cambiarlo. Ni trabajar por conseguirlo ni tomar la decisión de no ponerme en la salida. Y por eso me empezó a doler el talón en las 3-4 semanas previas. Porque mi mente, para evitar el abandono, me mandaba señales físicas, porque es más sencillo para uno achacar el fracaso a algo tangible y físico que a algo mental, porque no quería ser yo el que tomara la decisión de no salir, porque buscaba que fuera alguien ajeno quien me dijera que no podía. Y ese día me dolió, mucho, aun por la tarde, y de nuevo me intentaba convencer de que algo malo había. Y hoy, a escasos 3 dias casi no tengo rastro del dolor, casi que no se localizarlo, es “de locos” …. 

2 horas de carrera que dieron para mucho. 2 horas para darme cuenta que no hay cultura de maratón en la isla y que no todas las capitales de provincia tienen que tener una. 2 horas para saber que una maratón a dos vueltas de 21 km es demencial y que pasar 2 veces por meta y 2 por contrameta no es “sano”. 2 horas para pensar en un recorrido inverso con la zona urbana al final. 2 horas para preferir en Santa Cruz un gran evento con Media Maratón y 10 Km que una Maratón con 300 participantes. 2 horas advirtiendo que media hora de adelanto en la salida no soluciona mucho a los del montón. 2 horas aplaudiendo a los voluntarios. 2 horas para comprobar que se habían solucionado errores del año anterior como puntos kilométricos y guardarropa. 2 horas para valorar el trabajo invisible del Comunity Manager de las RRSS pues todo estaba claro antes, durante y después de la carrera. 2 horas buscando a los Etíopes. 2 horas preguntando por los Keniatas. 2 horas debatiendo si Darsena va con “S” o con “C” de camiseta. 2 horas de carrera pensando que para disfrutar del asfalto te tiene que gustar el asfalto. 2 horas para darme cuenta de que correr 42'195 no es un juego y que para hacerlo hay que prepararse. 2 horas para saber que tengo una cuenta pendiente. 2 horas prometiéndome que algún día, de nuevo, lo intentaré.


(Pero a dos vueltas no, ok?)

4 comentarios:

  1. El año pasado corrí la I edición, también con calor. Rwecuerdo ver al 90% de la gente caminando y eso es indicador de que algo falla. Como bien dices, cada capital de provincia quiere su maratón pero acaban consiguiendo una prueba descafeinada que corren 300, nada que ver con las grandes carreras que tenemos en la memoria.

    En Tenerife se juntan nuestro calor, un recorrido con mucho desnivel y soledad. Es muy muy duro. Sería una Media agradable, pero a dos vueltas es criminal.

    ResponderEliminar
  2. Todo mi grupeto coincide con lo que cuento y en general la gente con experiencia también. Esta no es maraton para un debut ni para buscar marca. Es una maraton que solo los maratonianos ya curtidos son capaces de hacerla. Ya viste el tiempo del podio ... 3 h justas. El dia estaba criminal.

    ResponderEliminar
  3. Corrí la maratón el año pasado y terminé diciendo una y no más. Este año hice la media y sufrí con el calor, y solo pensaba en los pobres a los que le tocaba dar otra vuelta. Es una carrera dura, sin animación, sin sombra y muchos con desniveles, vamos, no es una maratón. Coincido contigo, es mejor hacer una buena media maratón más que intentar meter una maratón con calzador.

    Ánimo con los próximos retos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sergio. Coincidimos en muchos aspectos. Saludos.

      Eliminar