I'M CABRAMAN, DUATLON DE MONTAÑA EL TANQUE 2015


Lo primero que hago antes de ir a una carrera/evento al que no he ido y que ya tiene alguna edición a sus espaldas es leer escrupulosamente toda la información previa. Luego intento ver si hay recorrido y track, por aquello de verlo en el google earth y demas y ya por ultimo me dedico, de vez en cuando, a buscar alguna crónica u opinión sobre la edición anterior para ver donde o con que tener cuidado.

Cabraman 2015 tenia información de la organización pero hasta las dos o tres semanas previas no tenia track y poco dado yo a la MTB no supe buscar bien las pocas crónicas que habían sobre la edición del 2013 y menos si las que buscaba eran las de aquellos que la hubieran hecho de manera individual. Facebook me echó un cable y pregunte a varios que tal el recorrido de la bici, mi principal miedo. Y con apenas 1 mes de antelación, el que suscribe, pagó su inscripción y se propuso como meta para febrero participar en su primer Duatlon de Montaña.

La preparación, como todas las que hago, caótica, personal y anarquica. Poco correr, venía cansado de final de año y lo poco que se terció fue en asfalto, aunque con desnivel. Algo más de bicicleta, pero tampoco tanto, que uno tampoco quiere ganarse la vida. Una salida larga de 46 km de MTB, otra de 30 en carretera, un simulacro de Duatlon con 6 RUN-24 MTB-3 RUN y dos transiciones más, una de ellas de 30' RUN tras 45' SPINNING y la otra igualmente de 30' después de 60' de BIKE. Entre medias alguna sesión de carrera aeróbica asfaltera y 2-3 sesiones de spinning casero. Los simulacros sirvieron para conocer la sensación de correr tras pedalear un buen rato y para darme cuenta de que a mi nivel no se sufre mucho (durante un verano hice mucho la de nadar-correr) así como para comprobar que mi culote, algo viejillo ya, y mi maillot, cumplían perfectamente su función en sustitución de un trimono que no tengo ni iba a comprarme (aunque hay monos interesantes en el mercado, por poco mas de 30 €).

Y allí que nos fuimos a EL TANQUE con mas sueño y frío que ganas un domingo por la mañana pero con esa pequeña jiribilla que te da el enfrentarte a un reto nuevo del que poco conoces. Con cierto respeto al ver la alfombra roja de transición, los arcos de cronometraje y de meta, y flipándolo al ver mi TREK empequeñecida con tanta "cabra suelta".

1º SEMENTO CARRERA: 8 km TRAIL. Pequeño vuelta al barrio, zona de transición y sendero parriba. Bastante amigable y bastante corrible. Pista facilona picando hacia abajo, sendero y tras 50 minutos ya oyendo el sonidillo del chip pasando por la alfombra. Transición tranquila, sin agobios, ya con los guantes desde el inicio fuera zapas y casco y calas en su sitio.

SEGMENTO MTB: 35 km MTB que al final fueron casi 37. Asfalto hasta salir de la zona urbana y ya entramos en materia por pistas forestales con desnivel positivo, cortafuegos y pie al suelo y de nuevo pistas forestales cómodas y picando hacia abajo hasta Arenas Negras. Asfalto de nuevo hasta el limite urbano y como si de una broma fuera, vuelta al barrio por la carretera para entrar a la zona de transición, que tras ligero mareo y cambio de movimiento y ya con las zapas deje atrás en pocos minutos.

2º SEGMENTO CARRERA: 4 km TRAIL. Mismo circuito pero acortado en la mitad. Todo claro. Señalizado. Pero a escaso 1'5 km de empezar unos corredores a mi derecha me dicen que vaya por allí que esta mal señalizado. Dudo y los sigo. Cuando el GPS me marca 2'3 llego a meta. Mosqueo padre. No lo veo claro. Busco culpables y me doy cuenta que soy yo por no seguir las marcas. Flirteo con la idea de salir de nuevo para hacer el recorrido correctamente. Lo consulto con la organización. A algunos les ha pasado lo mismo. Los compañeros intentan quitarle hierro al asunto y hasta que no veo la clasificación y compruebo que me han añadido 10 minutos a mi tiempo no me quedo tranquilo. El circuito original era de 3'8 km, yo corri 1'5 menos. Lastima.

Cambio de ropa, paella, fotos, sorteos, trofeos. Todo ok pero con un frío del carajo, desagradable incluso y es que de nuevo culpa mía, no me abrigué bien. Camiseta finisher, poco caso, sigo mosqueado.

De vuelta a casa le doy de nuevo vueltas al asunto, no me considero finisher pero tras consultarlo con la almohada, y después de 3h 40m en movimiento me lo empiezo a creer y lo empiezo a disfrutar. Y miro la camiseta y me lo repito una y otra vez, a falta de 1'5 km y con "10 minutos de penalización", I'M CABRAMAN.

Y es que el año nuevo 2015 empieza raro, no hay objetivo trail para estos meses y las ganas de salir a la montaña se están convirtiendo en ganas de salir con la bici. Cambiando de registro dicen los músicos, yo igual. ¿XC MADRE DEL AGUA TACORONTE? Tal vez.



0 comentarios:

Publicar un comentario