XXXVII CROSS MARÍA AUXILIADORA


Tal vez no fuera lo mejor tras la carrera de hace unas semana pero cuando se trata de participar en un evento runner en tu pueblo, con clara intención de generar cultura de deporte, con trato especial a los niños y con una organización perfectamente engrasada y articulada, no te puedes resistir y te apuntas a la carrera más vieja de cuantas se organizan por la zona e intentas, una vez en harina, arañarle algo al crono del año pasado.

Eso fue lo que paso en el Cross María Auxiliadora de La Orotava. Nos apuntamos mi hija y yo. La acompañé en su carrera de 500 metros. Me coloqué en la salida de los 10 km (realmente lo mas que he visto en los GPS son 9'400) y corrí lo que pude. Bajé el tiempo 1 minuto y 12 segundos, mejoré mi clasificación general y adelante en la de Veteranos A. Todo ello habiendo también más participantes y sin entrenar velocidad, cosas que me hacen calificar la mañana como "éxito rotundo".

Al margen de los tiempos y del ritmo, imposible de mantenerlo en la segunda parte por el desnivel positivo, los pocos descansos y el desgaste de los primeros cinco kms; me quedo con lo familiar del evento, con la perfección de la organización montando casi 10 carreras seguidas y con el clima que, si bien en la vida real me tiene aburrido, en la vida runner se agradece (nubes y frío).

Pd. Los nervios de mi hija desde las 7 a.m. sin dejar que su madre siquiera la tocara y queriendo que fuera yo el que la vistiera, la preparara y le colocara el dorsal será lo primero que recuerde cuando ya viejo me pregunten por mis experiencias con "el correr" y el "running". Increíble.

0 comentarios:

Publicar un comentario