K21 ANAGA MARATHON ... REFLEXIONES POSTCARRERA



Este año 2013 ha sido, cuanto menos, raro. No he enlazado mas de 2-3 semanas de entrenamiento seguidas lo que ha hecho que las pocas carreras en las que he participado fueran carreras de disfrutar y no de competir. Y casualmente, la única medio preparada, que fue la única en la que me plantee un objetivo diferente, fue la única en la que sufrí y por tanto, la única donde no disfrute.

Escribir la crónica de una carrera en la que he participado siempre me ha resultado complicado. Quiero huir de la típica descripción del km a km, de si me tomé 2 geles, de si se me desató la liga o si me tiré un pedo y eso me dió fuerza. Y mas aun cuando lo que yo hago es correr donde puedo y caminar donde no puedo. Dicho esto y centrándome en las sensaciones, dado que el tiempo y el puesto está en la clasificación, me tendría que ser tremendamente fácil escribir sobre esta K21 pues fue una agradable sorpresa que me devolvió algo perdido.

Sorpresa porque no pensaba ir y a última hora, gracias a la organización, pude colgarme el dorsal y disfruté, que de eso se trata. Sorpresa porque iba tan tranquilo que en los días anteriores no pensé en la carrera mas que la noche anterior para dejar preparadas las zapatillas y la ropa. Y sorpresa porque recuperé la sonrisa que en la Bluetrail había perdido.

Tanta fue la sorpresa que incluso coqueteé con la idea siempre presente de hacer una ultra en condiciones el año que viene pero tras el reposo, tras rebuscar en el subconsciente y tras sentarme a escribir estas lineas vuelve a quedarse en stand by en pro de un disfrute verdadero solo alcanzable, en mis condiciones, con distancias hasta los famosos fourty two.

Estadistica y analíticamente hablando, para el que le gusten los números, diré que tras revisar todas las carreras de montaña hasta las fecha (guardo todos los tracks) puedo decir que ha sido en la que mas rápido he corrido, arrojando una media de 8'6 km/h (7' el km según clasificación) solo antes alcanzada y superada en algún entrenamiento pistero con desniveles menos acuciantes, lo que viene a constatar aquello de que "el dorsal siempre te da un plus".

No quisiera acabar esta pseudocrónica reflexiva sin hacer hincapié en dos detalles que llamaron mi atención. El primero, grave, es la falta de respeto que lastimosamente cada vez se hace mas presente en estos eventos y que sufrí en mis carnes, materializada en el descaro de un corredor cuando en un "tapón" pasado el avituallamiento de Zapata y al que le veía el culo desde hacia unos minutos se sacó la chorra y miccionó mientras caminaba despacito salpicando a los otros corredores que por delante iban, los cuales como mojados estaban no se daban cuenta, de que se mojaban mas. Todavía estoy impactado y es que ni en el Tour de France, oiga. Y el segundo, no menos importante, el escaso civismo de algunos que, contentos y felices por correr en comunión con la naturaleza, no respetan lo mas mínimo el entorno tirando allá por donde van envases y envoltorios de geles y es que ya en el Bronco y mientras me acercaba a un corredor éste tiró en mis narices un gel y como preocupado miró hacia mi y me dijo aquello de "tu no has visto nada". Esta vez no me calle y si se lo dije, asintiendo él que no se había dado cuenta, y como si de un efecto indirectamente proporcional se tratara, empezó a flaquear y se rezagó tanto que ya no lo vi mas, probablemente cagadito de miedo por si lo denunciaba. Ojala los dos lean esta paranoia y ojala a los dos se les calienten las orejas.

Como colofón a esta bonita experiencia podría decir que la croqueta de jamón y queso estaba de vicio pero creo que queda mejor decir que el Chicharro Trail, el equipillo que hemos montado los colegas de monte, subió al podium en la clasificación por equipos de la K21.

Tras esto, descanso, y tras él, la San Silvestre Lagunera y la TNT. Ahora que cogí carrerilla .......




5 comentarios:

  1. Enhorabuena por la carrera y mil gracias por hacer una pseudocrónica amena, corta y divertida; sin duda escasean :)

    Lo de los guarros (me da igual que se dedique a mear o a tirar basura), desgraciadamente no es nada nuevo. Tan sólo tenemos que mirar cómo están las calles de basura, de mierda de perro, o la irrespetuosa actitud de la gente para con los demás en cualquier faceta de la vida. Gracias a Dios, cada vez tengo menos contacto con la panda de malnacidos que nos rodea, aunque eso conlleve tener que quedarme en casa más tiempo de lo que desearía. Es la única manera de no tener que "aguantar a la gente".

    Es el mundo que nos tocó vivir...

    Salud!

    ResponderEliminar
  2. Muy buena la crónica, corta y directa, aunque en mi caso me va la marcha y termino casi contándolo todo. Lo de lo geles me cabrea mucho, en mi caso, también vi muchos geles tirados por los caminos cosa que no entiendo. Yo en mi material básico siempre llevo una bolsa vacía para meter los envases de los geles gastados y así no pringar la mochila, creo que no cuesta tanto.

    En fin, buena carrera y a seguir así de bien...

    ResponderEliminar
  3. Lo de tirar geles en el campo es en todas las carreras, la falta de civismo no es ajena al trail, donde se supone que se respeta la naturaleza. Es para quitarse la mochila y liarse a hostias con el que no respeta. Felicidades por la carrera.

    ResponderEliminar
  4. Gustavo, pues te salvaste porque en Anaga corrieron mas de 1000 tios, jejeje. Gracias por comentar.

    Sergio, lo de la bolsa, pues si, te guarrea la mochila, la riñonera y lo que trinque. Yo uso pantalones con bolsillos laterales que quedan bien protegidos y ahi va todo, o a veces, un bolsillo de esos amovibles en la riñonera y todo pa dentro. Luego lavadora y listo.

    Gonzalo, un placer que un blogger como tu comente, jeje. Felicidades por la maraton de Lanzarote. Lastima ese recorrido rompepiernas. ¿Cuando te pasaras al monte?

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena Roberto, un placer ver a gente conocida y poder gritarte y animarte un poco.

    ResponderEliminar