EL SER HUMANO ES VAGO

Intento aparcar en los alrededores, si voy con tiempo, y asi camino 500 metros antes de entrar al curro y otros 500 al salir. Si llueve o llego tarde, entro en el parking, aparco en el sotano -3 y subo 4 pisos al entrar y los bajo al salir. A veces de 2 en 2, otras de 3 en 3, de puntillas, con los talones ... Ya en el curro, y siempre que no tenga que subir mas de 4 pisos (a veces hay que subir 12) le doy a los cuadriceps. Y si voy al cole a buscar a mi hija le regalo un viaje "a la pela" y enfilo los 200 metros de cuesta hasta casa caminando a ritmo vivo. Intento añadir todos los días algo de ejercicio físico al margen de los entrenamientos que uno hace y, aunque la tendencia siempre es la de descansar para estar bien en los entrenamientos, me niego a ser sedentario en mi vida diaria. Pero aún así, el cuerpo que es vago por naturaleza, intenta economizar, y por muchas escaleras que uno baje o por mucho peso con el que uno se lastre, el gasto energético y la actividad muscular es mínima mientras hagamos siempre la misma serie de movimientos. Definitivamente hay que variar. Variar la velocidad, variar el ritmo, variar el terreno, el recorrido, la intensidad ... Y cuando lo haces, el cuerpo duele, pero no necesariamente porque algo este mal, duele simple y llanamente porque lo has obligado a hacer algo distinto. Y eso, en montaña, tal vez se consiga sin mucho esfuerzo, el terreno variable es por sí sólo nuestro mejor aliado.

Hace unas semanas me convencí de lo que cuento. Tres ejemplos, tres "dolores", tres experiencias gratificantes.

1. Quito las malas hierbas de un pequeño terreno. Remuevo tierra. Paso el rastrillo. Nivelo. Recojo la basura. Y riego para dejarlo todo preparado y montar un pequeño huerto casero.

Al día siguiente, isquiotibiliales contraídos y dolorosos. Varios días con molestias.

2. Bajo en coche hasta la estación de guaguas para ir al curro en la misma. Al regresar me "olvido" del coche y ya de noche decido ir a buscarlo corriendo a tope. 2'6 km con 200 metros de desnivel negativo. Asfalto y adoquines. 4'26 min/km.

Al día siguiente, soleos, gemelos y flexores y extensores del pie con sobrecarga.

3. Me concentro en pisar de manera diferente cuando corro por una lesión que me lleva fastidiando varios meses. No taloneo tanto y caigo con el mediopie.

En las horas siguientes me corren pequeñas descargas eléctricas a lo largo de las piernas.


Definitivamente el ser humanó es raro, o no. Tal vez sea mejor decir, EL SER HUMANO ES VAGO.


La foto la cogí de aquí que supongo que a su vez la habrán cogido de algún otro sitio.




3 comentarios:

  1. ¡Dios mío!... ¡pequeñas descargas eléctricas a lo largo de las piernas!...
    A ver si vas a estar mutando en vete tú a saber qué...

    8^)


    Salud!

    ResponderEliminar
  2. ¿Y no será que el vago eres tú? Porque me imagino que después de la Blue habrás sacado una barriga que ni la de Papá Noel ... vago y viejuno, una pena porque apuntabas alto :D

    ResponderEliminar
  3. Que cachondo David. Te lo tendré en cuenta para la proxima navidad y no te dejaré ni zapatillas ni mochilas ni calcetines ni pantaloncitos ni mallas ni prendas de compresión . Ahi lo dejo ;)

    ResponderEliminar