TRAMO FINAL BLUETRAIL .... O .... LLEGANDO A LA OROTAVA

El tramo final de la BLUETRAIL, en todas sus variantes, es una buena panzada de pavimento alquitranado, o más comúnmente conocido por estos lares, de PICHE. Según datos de la organización, y en lo que en mi caso se refiere, el porcentaje de carrera de TRAIL que será por la superficie mencionada es de un 13, 10 %. Basta hacer una sencilla regla de tres para averiguar que se tratan de casi 7 km. Si tenemos en cuenta que de esos 7 km sólo 2 son los que ocupan el tramo entre el desvío del Teleferico y la entrada de Montaña Blanca, y tras analizar el recorrido, podemos deducir que los 5 restantes son los que unen el barrio de Pinolere de la Orotava, a la salida del sendero PR35, con el casco de la muy leal y noble villa y, por "ende", meta de la carrera.

Sin duda
a nadie dejara indiferente este pequeño tramo, y no lo digo por lo duro que a veces se hace correr en asfalto (a los que nos gusta el monte), sino porque tras los km cargados en las patas enfrentarnos a estas piedras va a ser un enemigo más a batir.

Al barrio de Pinolere, afamado y conocido allen de los mares, por su fantástica feria de artesanía de primeros de Septiembre, llegaremos tras haber recorrido unos 12-13 km de puro monte por uno de los senderos más bonitos del norte de Tenerife, el PR TF 35. Desde la pista forestal de Mamio, a la que llegamos tras descender de El Portillo del Topo, salen dos caminos bien diferenciados que nos conducen al nombrado Pinolere. Habrá que tomar el de la izquierda, el que reza " ... por Rosa Peña" que desciende sinuosamente por un precioso bosque de laurisilva que acaba en huertos de cultivo y en las primeras rampas asfaltadas. No se os ocurra, como a mi el Domingo, probar a bajar por el de la derecha, "... por el Camino de Candelaria", ya que si bien cruza el mismo bosque, lo hace por una escalera infinitesimal sembrada de hojas de castaño con dos rampas finales de cemento alfombrado de musgo verde de casi un 50 % de desnivel negativo en el que te dan papeletas gratis para una caidita más que segura. El bueno, el de la izquierda, llega al recinto ferial por su izquierda, y el de la derecha, el malo, lo hace por su parte derecha, y allí, en la esquina inferior, se unen para continuar por la calle principal de Pinolere que, ya en piche, enlaza con la carretera general. Allí, nos dejaremos llevar por la emoción desbordante de saber que si no ocurre nada extraño, en cuestión de 15-20 minutillos estaremos entrando en la plaza del Ayuntamiento. Camino de Candelaria, Camino La Sierra (con 100 metros de adoquines antiquísimos puestos cual Tetris) y ya estamos en la Villa Arriba, como le dicen por aquí. Y como de rural/urbano queremos seguir, continuamos bajando por las calles más emblemáticas de la citada parte del pueblo siguiendo la antigua ruta de los molinos que tras conectar con la Calle San Francisco discurre por el trazado de la Romería de San Isidro Labrador mientras pasamos por el Hospital La Santísima Trinidad, los Jardines de San Francisco y la Casa de Los Balcones para terminar, con alguna ampolla y más de un dolor, supongo, en la bonita Plaza del Ayuntamiento donde en Junio se marcaran las famosas alfombras del Corpus Christi.

PD. Nos vemos en la Plaza del Ayuntamiento. Jejeje.


0 comentarios:

Publicar un comentario