LA BÚSQUEDA DEL RECIPIENTE PERFECTO

Hace relativamente poco que corro y menos todavía que lo hago “fuera de asfalto” o por el monte. Al principio pensaba que bastaba con cambiar el tipo de terreno y ya está pero poco a poco te vas dando cuenta que es totalmente diferente y como tal necesitas material diferente. Primero son las zapatillas y piensas que, como no sabes si al final te vas a enganchar o no, unas de las baratillas del Decathlon te irán bien pero al poco, y coincidiendo con el hecho de que corres más por tierra que por asfalto, las cambias por otras especificas de trail running y tras aguantar el chaparrón de SALOMON descubres que casi todas las marcas punteras tienen zapatillas de trail running y descubres un mundo maravilloso. Luego viene la ropa, camisetas algo más transpirables, pantalones algo más largos, transpirables y con algún minibolsillo, mallas largas para el frio, calcetines mas cañeros, etc y de repente empiezas a liarte con un cortavientos, un buff, unos guantes si sales muy temprano y dices, “¿donde coño los meto?” y de nuevo te vuelves a pegar un viaje, esta vez, contra mochilas, portabidones y riñorenas
El pasado 5 de Diciembre, coincidiendo con la Maraton y Media Maraton de Anaga, y en la búsqueda incesante de mi recipiente perfecto, hice un pequeño estudio de campo fijándome en los corredores a la salida. Digamos que se cuentan a partes iguales los riñoneras, los portabidones y las mochilas de hidratación o comúnmente llamados “camel”. Seguí analizando y descubrí que de los que usaban mochilas de hidratación se contaban también a partes iguales las mochilas de marca QUECHUA (DIOSDAZ 10 sobre todo) y las Camelbacks “recicladas” de BTT y en una proporción muy pequeña modelos de SALOMON (XT WING S 5 sobre todo supongo por ser la que estaba de oferta en Decathlon) y alguna de RAIDLIGHT. En cuanto a las riñoneras portabidones las había de dos tipos, las que solo permiten llevar un bidón (de 500 a 750 cc) y tienen un pequeño bolsillo donde como mucho puedes meter un móvil (de los mini) y la llave del coche y las llamadas riñoneras de trail o trekking donde puedes acoplar 2 bidones y cuentan con un gran bolsillo central donde puedes meter el cortavientos, el buff, el móvil, las llaves del coche y un par de barritas o geles. El grupo más numeroso, el de los de un solo bidón, era el más heterogéneo y había multitud de colores, formas y marcas y en el grupo de los segundos, el de las riñoneras de trail, dos marcas se erigían sobre todas, RAIDLIGHT y SALOMON. Las RAIDLIGHT se repartían en sus dos modelos más actuales, la EASY-GO y la ENDURANCE, y las SALOMON entre la TWIN BELT y TWIN BELT XT.
Con este análisis previo me puse a pensar y llegué a varias conclusiones. Sin duda una mochila de hidratación te da más capacidad hídrica (normalmente tienen entre 2 litros y 2 ½ litros) pero tiene, para mí, serios inconvenientes: el ajuste en el cuerpo (que si no tienes un cuerpo escultural puede hacerte daño tras varias horas con ella puesta en axilas y cintura), el movimiento de la carga (que si no tiene buen sistema de compresión se mueve por el interior de la mochila), la necesidad de quitártela para coger cualquier cosa y la imposibilidad de saber cuánto liquido queda en la bolsa de hidratación. En cambio, y de nuevo bajo mi punto de vista, la riñonera solventa 2 de estos inconvenientes: puedes rodarla un poco mientras corres para coger algo que necesites por delante y te permite saber cuánto liquido queda pues tienes las botellas a mano. Pero tiene igualmente el inconveniente que si no se ajusta bien en la cintura puede ir dando botes y hacerte alguna rozadura y que al final modifiques tu forma de correr para no sentir ese bote
De esta manera, con lo expuesto, es complicado decidir qué es lo mejor y pensar en el uso que se le va a dar es buen remedio. Si la quieres para grandes carreras, donde normalmente te exigen un recipiente de 2 litros mínimo, la mochila de hidratación es la ganadora indiscutible pero si la quieres para carreras cortas (medias maratones y demás) con una riñonera de 2 bidones tienes de sobra.
De todas maneras y visto lo visto, hay una solución intermedia con nombre y apellido, RAID RUNNER de RAIDLIGHT pues cuenta no solo con la bolsa de hidratación sino con un portabidon en un lateral (lo que añade un plus de capacidad y la posibilidad de llevar 2 liquidos diferentes) y un pequeño bolsillo en el otro lado (que te permite llevar barritas, geles o simplemente un buff).
En cuanto a las riñoneras, hoy en día, la ENDURANCE de RAIDLIGHT y la TWIN BELT XT de SALOMON incorporan buenos cinturones que hacen que el ajuste en la cintura sea muy bueno, y además, tanto una como otra, disponen de un pequeño bolsillo frontal de acceso superrápido que cada uno podrá usar a su conveniencia así como 2 bidones de 600 cc cada uno.
Por tanto, la pregunta es clara, ¿MOCHILA o RIÑONERA?

Nota: Cada uno de los modelos tienen un enlace a su página web así como las grandes marcas que aquí se han comentado.

6 comentarios:

  1. Hola,

    Hay una 3º opción, quizá te parezca algo cutre, pero como reciclaje no va mal. En mi caso uso una twin belt, hasta ahí bien, cinto salomón de 2 cantimploras; cuando necesito extra, me pongo una mochila camelbak marca decathlon-kalenji SIN depósito de agua. Te aseguro que así corres bien y tienes sitio para guardar cortavientos, movil, manta térmica, geles, gorra, ...
    Ya digo que no será maravilloso, pero es una mezcla entre trail running y street running.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Y que tal una mochila con chaleco?. Yo tengo una Kalenji y me va muy bien: http://www.kalenji-running.com/ES/mochila-de-agua-chaleco-grande-127918686/

    ResponderEliminar
  3. Hola,

    Para saber escoger lo más adecuado hay que tener presente cosas como:
    - La distancia de la prueba.
    - Quizás más importante es conocer la ubicación de los avituallamientos de la misma, mirar si son muchos o pocos.
    - Tener en cuenta el tiempo que se puede tardar entre cada avituallamiento, esto nos dará una idea del líquido mínimo a portar entre cada avituallamiento, y a partir de ahí podemos ver que recipiente nos conviene.
    - Es recomendable repostar en muchos avituallamiento, es peso no nos transportamos.
    - Condiciones meteorológicas.
    - No todo el mundo consume la misma cantidad, conocer nuestro caso.

    Yo tengo la riñonera Salomon de dos bidones. El bolsillo es más pequeño (aún así tienes otro delantero) y la sujeción es muy buena, no se mueve, yo estoy muy contento. Por la parte delantera he llegado a poner un bolso pequeño auxiliar, marca Quechua, enganchado a las tiras del cinturón (parecido al bolso delantero de la riñonera y similar a los soportes para móviles en el cinto del pantalón)

    Saludos.

    David. (http://davidlutzardo.blogspot.com)

    ResponderEliminar
  4. Muy buen análisis. Únicamente añadiría un par de ventajas y desventajas. Una ventaja de la riñonera, que por lo menos a mí me sirve de mucho, es poder echarme agua en la cabeza los días de mucho calor. Por otro lado, la mochila tiene la desventaja de que el sudor de la espalda se vuelve algo incómodo.
    Yo tengo una riñonera Salomon Twin Belt XT y una mochila Salomon XT Wings 5. Últimamente estoy usando la riñonera para prácticamente todo (incluso para la Cruzatenerife 65k del año pasado). De hecho, la mochila tiene sólo un par de usos: básicamente, la quiero para las carreras donde tengas que llevar 2 litros de líquido o cierta cantidad de material, y para los entrenos largos sin sitios donde repostar.
    Respecto a la incomodidad de llevar tanto riñonera como mochila, yo no me preocuparía mucho. Si son de cierta calidad, te acostumbras muy rápido.

    ResponderEliminar
  5. Hola Roberto, me alegro de que te hayas animado a tener tu propio blog.

    Esta claro que la elección entre mochila o riñonera es muy personal. Yo he probado ambas y como comentas cada una tiene sus ventajas e inconvenientes, aunque como dice Javi, al final te acostumbras rápido tanto a la una como a la otra. Últimamente utilizo más la mochila porque para beber mientras corro me resulta más cómodo y no tengo que estar sacando y metiendo los bidones, como en el caso de la riñonera. Beber de un bidón me cuesta más que beber del camel, y siempre he tenido que pararme, aunque seguramente será cuestión de acostumbrarse. Y si la mochila tiene bolsillos en el cinturón y colocas las barritas o geles en ellos, te aseguro que no necesitarás parar, salvo para coger un chubasquero o algo más grande. Además, si la mochila se ajusta bien, te aseguro que ni te enteras de que la llevas.

    Bueno, como puedes ver, en mi caso prefiero la mochila, aunque estoy seguro de que hay muchas riñoneras que me harían cambiar de opinión, jeje.

    Pues nada colega, ya nos vemos.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, lo primero darles las gracias a todos por haber leido este tocho paranoia que solté. Sin duda todas las opciones que dais son ingualmente estudiables en un futuro.

    Coincido con David Lutzardo que hay que tener en cuenta todas esas variables también y con Javi también en la idea de que me gustaria encontrar el recipiente perfecto para todo, y en este caso, el unico uso que le daria yo a la mochila seria igualmente en aquellas carreras donde 2 litros es lo obligado.

    Gracias David Gemmerli también por tus consejos, y en efecto, con los bolsillos del cinturon de la mochila estaria mucho solucionado pero he probado la de Decathlon y no termina de gustar (tal vez porque el cinturon me queda en la barriga y como no la tengo plana precisamente me molesta un poco).

    Pues eso, cuando ya me haya decidido, pues hablaré de la elección. Saludos a todos y feliz año nuevo!!!!

    ResponderEliminar